Los Chicago Bulls ya están manos a la obra para evitar otro descalabro como la temporada pasada, cuando ni siquiera lograron alcanzar los playoff, algo que no ocurría desde 2007. Una de las mayores carencias del equipo fue la falta de un líder que tirara de ellos, tal y como afirman medios norteamericanos la plantilla respetaba a Derrick Rose, pero nunca ejerció como tal. También estaba Pau Gasol, una voz con experiencia, pero que tampoco se puso al frente del vestuario. Este año, con Rajon Rondo y Dwyane Wade en el equipo este aspecto ya ha empezado a cambiar.

Para empezar el ex de los Heat se interesó por oír los problemas que habían ocurrido la campaña pasada. “Me senté con los chicos y les escuché. Algunas de las cosas que me contaron no van a ocurrir este año. No mientras yo o Rondo estemos aquí y Jimmy (Butler) siga creciendo como líder“, señala Wade. “Hablamos de la temporada pasada pero al mismo tiempo el año pasado ya no importa. Tenemos un objetivo distinto y nuestra cultura es muy diferente“, sentencia el jugador.

Rondo, por su parte, ya ha tenido una charla con Jimmy Butler sobre el liderazgo, para ayudarle a crecer, informa la web del equipo: “Un líder no puede elegir cuándo va a serlo. Tiene que salir de él cada día, en cada entrenamiento“. En estos primeros días de entrenamientos de pretemporada tanto Wade como Rondo han llevado las riendas, parando en ocasiones las sesiones. “Tienes que parar el parloteo. Solo un par de personas deberían hablar en los entrenamientos para pararlos. Cuando se paran el entrenador tiene la palabra, los entrenadores asistentes tienen la palabra y después los veteranos“, explicó Rondo.

Si Rondo y Wade consiguen entenderse en la pista, los jugadores más jóvenes no tendrán excusa para no hacer mejor temporada que el año pasado y crecer. Sin embargo, ambos parecen haber enterrado el hacha de guerra cuando militaban en los Celtics y en los Heat. “No creo que haya tenido problemas de química con nadie. Intento no ser egoísta“, comenta Rondo. Por su parte, Wade alabó las cualidades de su ahora compañero: “Es el mejor base con el que he jugado. Sabe cómo hacerle llegar el balón a sus compañeros y ya nos hemos acostumbrado a jugar con él“.