Fue una de las jugadas de la noche en la Eurocup, Royce O’Neale sacaba de fondo y no necesitó de nadie para entregarle la pelota. Lanzó la pelota contra uno de los rivales que estaba completamente de espaldas y aprovechaba el rechace para hundirla. Gran partido del Gran Canaria que se impuso por 101-76 al Cedevita.