15 años han pasado desde que Pau Gasol asombrara con 25 puntos y 39 de valoración en una final de Copa del Rey. El 18 de marzo de 2001 el pívot daba la victoria al Barcelona frente a su eterno rival en Málaga y al mismo tiempo se alzaba con el MVP de la competición. A partir de entonces el mayor de los Gasol, con apenas 20 años, comenzó a escribir su capítulo en la historia del baloncesto. Pocos meses después fue elegido como número 3 del Draft por los Hawks, para después acabar en los Grizzlies, más tarde en Los Angeles Lakers y finalmente, Chicago. Pau no ha parado de sorprender con sus actuaciones en la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA, y no solo eso, sino también con sus triunfos con la Selección.