La selección francesa se quedó sin premio de consolación en estos Juegos Olímpicos tras verse superada por Serbia (63-70). El conjunto balcánico evidenció una ligera superioridad al principio del encuentro, aunque al llegar al descanso la igualdad reinaba en el encuentro. Al inicio del tercer cuarto las jugadoras de Marina Maljkovic volvieron a escaparse en el marcador, abriendo una pequeña brecha de puntos de la que Francia no pudo recuperarse.

Jelena Milovanovic fue la máxima anotadora del conjunto serbio con 18 puntos y Danielle Page fue una de las más efectivas con sus 10 puntos y 8 rebotes. De este modo Serbia se cuelga su primera medalla olímpica femenina desde que Yugoslavia lo consiguiera en Moscú (1980) y Seúl (1988).