El día de atención a los medios de comunicación supone el pistoletazo de salida para la nueva temporada NBA. Tiempo para sonreír, ser agradable con los compañeros periodistas, y tratar de preparar las piernas para la concentración semanal que haga las funciones de pretemporada. Después de estos días nada volverá a ser igual y el ritmo de competición no perdona en Estados Unidos. De todos los jugadores que acudieron al Amway Center este lunes, había uno de ellos que lo hacía con un sentimiento encontrado, hablamos de Serge Ibaka.

Por primera vez fuera del equipo con el que tantos años ha disfrutado a este lado del Atlántico, los Thunder son ya historia, y pese a que la toma de contacto con los Magic ya venía de atrás, esta vez sí es de verdad su debut ‘oficial’ con un rol bien diferente. El pívot internacional español deja de ser actor secundario para liderar un proyecto ambicioso en la Conferencia Este.

captura-de-pantalla-2016-09-26-a-las-17-49-57

Orlando tenía en mente la adquisición de Serge Ibaka desde hace bastante tiempo, no les importó pagar demasiado por su llegada, recordemos que a cambio salieron Víctor Oladipo, Ersan Ilyasova y Domantas Sabonis con dirección al estado de Oklahoma. Los propios medios especializados que siguen el día a día del equipo del centro de la Florida lo decían: “han pagado un precio demasiado alto por él”. No está mal tirado, porque recordemos que el internacional por España será libre el próximo verano, pudiendo ser agente libre y cambiar de destino sin que los Magic reciban nada a cambio.

Pero las dudas por su posible decisión quedaron solucionadas, al menos de inicio, con las declaraciones de Serge Ibaka en el Media Day a la prensa local: “Quiero quedarme a jugar aquí para siempre. No me preocupa si tengo un año firmado o un contrato largo”.

No pudo elegir un momento más apropiado para que sus palabras transciendan. De hecho, en el propio equipo confían en que el estilo de juego que planteará Frank Vogel será del agrado del jugador y con la importancia que tendrá en pista disfrutará de unas responsabilidades que eran propiedad de otros en Oklahoma City.

Sobre todo tendrá más responsabilidad ofensiva. A su dominio e intimidación cerca del aro propio empezaremos a verle más participactivo en contraataques, con su lanzamiento exterior o explotando las opciones de algún sistema diseñado a su favor.

captura-de-pantalla-2016-09-26-a-las-17-50-08A sus 27 años firma 12.3 millones de dólares en esta temporada, finalizando así su último contrato que renovó con los Thunder. Si el rendimiento es el esperado en Orlando, podrá inflar esas cifras en números más acordes a los tiempos que corren desde que entrara en vigor el nuevo contrato televisivo.

Hasta entonces toca cumplir y asumir responsabilidades, el secreto para llegar lejos lo lleva casi en su ADN pero lo reforzó junto a Kevin Durant y Russell Westbrook: “Una de las cosas que aprendí jugando en un buen equipo es que cuando se gana, cuando estás en los Playoffs, todo el mundo parece bueno. Eso es lo que tengo en mente ahora mismo, porque si ganamos y jugamos la postemporada, todo saldrá por si solo”.

Ha llegado la hora de disfrutar con otra camiseta, y un tipo elegante y romántico como Serge Ibaka no podía hacerlo de otro modo que no fuera con un poema a su nuevo amor, ese ‘estoy pensando en jugar aquí para siempre’ ha sido la mejor carta de presentación ante prensa y aficionados. El amor acaba de nacer en Florida.

LOS SIETE AÑOS DE SERGE IBAKA EN OKLAHOMA CITY