Tres canastas sobre la bocina anotó anoche Sergio Llull, pero sin duda la más celebrada fue la que señaló el empate a 126 en el marcador frente a los Oklahoma City Thunder. Lo de tirar cuando apenas quedan unos segundos en el reloj es ya un clásico para el jugador del Real Madrid, que asegura que lo hace “para intentar ayudar al equipo“.

Su espectacular partido frente a los Thunder con 22 puntos a buen seguro no pasará desapercibido para los Houston Rockets, que ostentan sus derechos, pero por el momento Llull no piensa en cruzar el Atlántico. “Nunca puedes cerrar la puerta a la NBA porque es la mejor liga del mundo, pero ahora estoy centrado en intentar hacerlo lo mejor posible esta temporada y conseguir más títulos“, declaró en rueda de prensa.

El de Mahón se mostró muy satisfecho con el rendimiento del equipo: “Jugar contra la NBA es algo que motiva a cualquier jugador. En la primera parte jugamos con mucho respeto, pero en la segunda hemos sido nosotros mismos“.