No hay nada decidido en los Sixers sobre quién ocupará la posición de base en esta temporada, más aún después de conocer la grave lesión del rookie Ben Simmons. Resulta increíble que una primera elección del Draft, de nuevo por parte de Filadelfia, se lesione a las primeras de cambio y no pueda debutar con normalidad como ya le sucedió a Joel Embiid. En este contexto aparece la figura de Sergio Rodríguez, no estaba claro si llegaba al equipo en condición de titular o de suplente, pero lo que sí era evidente era que su experiencia y creatividad eran una gran influencia para los jóvenes talentos de la plantilla que dirige Brett Brown. El técnico quería canalizar el juego a través de Simmons, por lo visto en entrenamientos de pretemporada y en la Liga de Verano era la apuesta clara. Ahora, sin él, el staff técnico tiene que mirar otras alternativas para generar juego y crear situaciones interesantes en ataque.

Parece que Jerryd Bayless podría ser la primera opción según algunos medios locales, pero no es un base y sus números tampoco indican que tenga un espíritu creativo abierto hacia los demás, promedia 2.9 asistencias por encuentro. Esto nos deja a Sergio Rodríguez como la opción más clara y también la de más garantías.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-03-58-22

En Filadelfia tienen ya etiquetado al tinerfeño como un pasador mágico, saben que era uno de los mejores bases del viejo continente y que entre los atractivos que le llevaron a hacer las maletas estaba el hecho de demostrarlo también en la NBA con esta segunda oportunidad.

No existen bases como Sergio Rodríguez en los Sixers, y apenas en la NBA. No hablamos de calidad técnica únicamente, sino también de esa capacidad de poner el talento al servicio de los demás, del equipo, saber llevar al grupo hacia un buen puerto sin caer en el egoísmo. Un maestro a campo abierto para encontrar la mejor opción, siempre con la cabeza en alto y controlando todo lo que sucede a su alrededor. El juego en velocidad le favorece y parece que es también el deseo de estos Sixers tan jóvenes.

Si hay que parar y jugar en estático, el Chacho puede aportar mucho en situaciones de circulación de balón, también jugando el ‘pick-and-roll’ porque su habilidad de dar cualquier pase en cualquier lugar de la pista es patente. Esas situaciones de bloqueo y continuación deben ir sumando poco a poco en un repertorio de un Joel Embiid muy prometedor.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-03-59-12

En su primera etapa en la NBA, Sergio Rodríguez no destacó por su tiro exterior, la falta de confianza le mermó demasiado, es un jugador que necesita tener un estado de ánimo positivo para encontrarse a gusto en la pista y buscar el aro con mayor precisión. Lo ha conseguido en Madrid, su evolución en lanzamientos exteriores es evidente, en Euroliga promediaba un acierto cercano al 40% en triples. Teniendo en cuenta el tipo de jugador interior con el que cuenta este año Filadelfia, harán falta tiradores, ya tienen a uno muy interesante.

Toca aplicarse en defensa, donde su físico le puede jugar una mala pasada, y es que otros bases mucho más grandes que él pueden acabar abusando con juego en el poste. Este capítulo no sucedía en Europa, pero las pizarras rivales lo tendrán en cuenta, ya lo hemos llegado a comprobar en pretemporada.

Con Ben Simmons fuera de juego durante toda el curso, estamos ante la gran oportunidad del Chacho. Las puertas se le abren como titular indiscutible en esta segunda etapa en Estados Unidos, podrá liderar en cancha y ser referente, ya lo está haciendo con garantías. Con la confianza del técnico y el manager ganada, ahora es turno de convencer a sus jóvenes compañeros, seguro que Joel Embiid, Nerlens Noel y Jahlil Okafor estarán encantados de recibir en sus manos regalos procedentes de Canarias.