Regreso con carácter oficial de Sergio Rodríguez en la NBA y el sabor de boca que dejó fue muy dulce. Dirigiendo a los Sixers y teniendo mucho protagonismo en las diferentes parcelas del juego: 12 puntos y 9 rebotes.