Hace pocas fechas nos sorprendíamos de la capacidad anotadora desde el perímetro de Kevin Durant, encestó siete triples con un porcentaje de acierto brillante. En la noche de este lunes el turno fue para Stephen Curry, batiendo un nuevo récord en la NBA, su nombre se vinculará al mayor número de triples anotados en un solo partido, un total de trece, necesitó 17 intentos para ello.