Estos Warriors han demostrado que no necesitan calentar concentrados para rendir en la pista. Stephen Curry es el mejor reflejo para comprobarlo, el vídeo muestra las bromas que la estrella de Golden State hacía con otros compañeros imitando gestos típicos de otros deportes.