Volvió a brillar, como lo ha hecho siempre, Stephen Curry no se escondió en Phoenix y lideró a los Warriors en su victoria en Arizona con 28 puntos y un 9/17 en tiros de campo.