De sobra es conocida la pasión que Steve Nash tiene por el fútbol, de hecho juega bien y podría haberse dedicado profesionalmente de no haber sido una leyenda de la NBA. Como uno de los propietarios del Real Mallorca, pasa muchas etapas del año en la isla balear y este lunes quiso implicarse tanto en el día a día del club que se ejercitó con la primera plantilla. El equipo marcha en estos momentos en la decimocuarta posición de la Liga 1,2,3 y manifestó su optimismo sobre el futuro en rueda de prensa: “Queremos un equipo preparado para estar muchos años entre los mejores”.