Ni siquiera después de retirarse Tim Duncan es capaz de quedarse en casa y descansar. No, el ex jugador de los San Antonio Spurs no pudo resistirse y acudió a los entrenamientos de pretemporada de la franquicia texana. Duncan charló con sus ya ex compañeros, bromeó con Ginóbili y, por supuesto, tuvo tiempo para intercambiar unas palabras con Gregg Popovich.

Precisamente el técnico de los Spurs decía entre risas en el media day que “(Tim) va a ser entrenador de lo que quiera ser“. Sin embargo, Popovich negó que Duncan fuera a ocupar un puesto en el banquillo, siempre con su particular humor: “Ha sido despedido, cobra 2.500 dólares cada día que no viene. No he pensado en un puesto todavía (…). Va a venir de vez en cuando, estará en los entrenamientos, dará su opinión… va a hacer lo que quiera. No va a estar en el banquillo, es demasiado listo para eso“. Y es que el entrenador de la franquicia texana comparte el sentimiento de la plantilla y de la afición en general: “no queremos decirle adiós de verdad“.