Como cada año, las diferentes selecciones norteamericanas de baloncesto han triunfado y se han colgado múltiples medallas al cuello. Las dos guindas del pastel fueron las dos preseas de oro conseguidas por las chicas y los chicos en Río de Janeiro.