Golden State Warriors consiguen el 2-0 en Las Finales de la NBA derrotando a los Cavaliers por 122-103 en el segundo partido de este domingo por la noche. El equipo de Steve Kerr nunca cedió terreno en los 48 minutos de partido, sentenciándolo en el último cuarto gracias, entre otras cosas, a a una de las mejores exhibiciones de tiro exterior en la historia de Las Finales.

Stephen Curry fue un auténtico fenómeno, anotando 16 de sus 33 puntos en este último periodo. Además, consiguió batir el récord de triples anotados en un encuentro de la pelea por el título, nueve en total.

Kevin Durant fue determinante durante todo el partido sumando 26 puntos, nueve rebotes y siete asistencias, un partido muy completo, al igual que su compañero Klay Thompson, con 20 puntos y tres triples que llegaron en momentos clave del choque.