Hubo prórroga pero la manera en que se hizo lo convirtió en especial. Primero con una canasta de Zach Randolph para poner a los Grizzlies por delante, el resto estaban bien defendidos. En los Spurs apareció LaMarcus Aldridge, todo se decidiría en la prórroga.