Resultado histórico en un Clásico, nunca antes el Real Madrid había ganado por tanta ventaja en el Palau Blaugrana. El Barcelona no tuvo jamás capacidad de reacción ante un ciclón blanco que dominó todos los aspectos del juego y que además ganó la batalla más importante en este tipo de encuentros: la psicológica. Bien por las canastas anotadas sobre la bocina o por los tapones que Anthony Randolph repartió en su pintura, la realidad fue que los locales se hicieron más pequeños a medida que pasaban los minutos.

El equipo de Pablo Laso da un paso muy importante para situarse segundo clasificado de esta fase regular de la Euroliga con seis victorias y dos derrotas, tan solo por detrás del CSKA (7-1). También logran los blancos cobrarse su venganza con el eterno rival después de haber caído en los dos primeros duelos de la temporada en la Supercopa y la Liga Endesa.