Ganando línea de fondo, sin mirar y teniendo en todo momento localizado el objetivo. Así fue el pase espectacular de Ricky Rubio a Cole Aldrich.