Era el 7 de noviembre de 1991 cuando la luz de la sonrisa de Magic Johnson se apagó. Afortunadamente no fue para siempre, pero sí que supuso una especie de horfanidad para todos los aficionados al baloncesto que amaban el juego de la, por entonces, estrella de Los Angeles Lakers. Ante una sala de prensa repleta de periodistas reconocía públicamente que había dado positivo en una prueba del virus VIH, había contraído el Sida. Acababa de saltar un tsunami de dimensiones inesperadas y desconocidas hasta el momento en el deporte profesional. De la mano de su anuncio llegaba también su retirada de manera inmediata.

Todo el mundo sabe que su carrera deportiva no acabó ahí, de hecho al poco tiempo fue votado por los aficionados como uno de los titulares en el equipo del Oeste en el All-Star Game que se iba a celebrar en Orlando. Encontró mucha oposición por parte de sus propios compañeros de deporte. Byron Scott y A.C. Green, jugadores de los Lakers, comentaron que no debía jugarlo. El ala-pívot de los Jazz Karl Malone, argumentó que todos los jugadores de aquel evento entraban en riesgo de infección si Magic se realizaba alguna herida. Jugó aquel partido y lideró a su Conferencia para la victoria 153-113 que le brindó también el galardón de MVP del partido (25 puntos, 9 asistencias y 5 rebotes). Fue algo más que un triunfo deportivo, fue un paso muy importante por tratar de dotar de normalidad a una enfermedad casi tabú por aquella época.

Después de anunciar su infección en noviembre de 1991 Johnson creó la ‘Magic Johnson Foundation’ para ayudar a combatir el VIH. El gran público vinculaba la enfermedad a los colectivos de drogadictos y homosexuales, pero desde esta institución se trató de dar a conocer que el riesgo de infección no estaba relacionado únicamente a estos grupos. Pretendían ayudar a educar a la gente sobre el verdadero significado y también evitar que existiera una discriminación hacia los afectados.

En el año 2004, este anuncio fue clasificado como el séptimo momento deportivo más recordado de los últimos 25 años. Muchos artículos ponían a Magic como un icono y una referencia más allá del deporte, incluso el propio presidente de los Estados Unidos en aquél momento, George H.W. Bush, tuvo unas palabras muy cariñosas para Johnson: “Para mi, Magic es un héroe, un héroe para cualquiera que ame el deporte”. Con el paso del tiempo todo se ha normalizado mucho, aquella repercusión se ha ido transformando en acciones del exjugador y su fundación por ayudar a los afectados por el virus del VIH, por suerte hoy en día los portadores de esta enfermedad pueden llevar prácticamente una vida normal, para llegar a este punto fue muy relevante aquel anuncio celebrado hace cinco lustros.

sonrisamagicjohnson