No pasa un día sin que una leyenda de la NBA sea portada en los medios, ya sea para bien o para mal. Si este fin de semana los focos señalaban hacia Kevin Garnett, ahora es el turno para Paul Pierce. El jugador de Los Angeles Clippers ha anunciado en ‘The Players Tribune‘ que la próxima temporada será la definitiva, la que ponga punto final a su carrera en la NBA tras 18 años como profesional. Su última campaña con la franquicia angelina no ha sido tan brillante como le hubiera gustado, con tan solo 6.1 puntos, 2.7 rebotes y 18 minutos por partido, muy lejos de sus números con los Boston Celtics o incluso los Brooklyn Nets.

Ya está, es mi última temporada“. Simple y directo, así comienza el escrito del alero. “Al igual que sucede con cualquier otra decisión difícil, creo que aquí también tienes que estar en paz contigo mismo. Estoy en paz con mi retirada, pero todavía tengo algo pendiente. Una temporada más. Una oportunidad más”, continúa.

Pese a que en Boston pasó sus mejores años, 15 temporadas y un anillo NBA, Pierce cree que todavía puede hacer algo grande con los Clippers. “En la ciudad donde crecí siento que tengo esa oportunidad con un equipo grande. Tenemos hambre, queremos ganar un campeonato“, señala. “Después de 18 años en la NBA resulta difícil creer que voy a jugar por última vez en cada pabellón. Voy a disfrutar cada entrenamiento, cada viaje en el autobús, cada cena con el equipo, cada vez que salga por el túnel de jugadores“, indica el jugador de los Clippers, que próximamente cumplirá 39 años.

Una de las incógnitas en torno a su despedida será si se despide como ‘clipper’ o como ‘celtic’, tal y como sugirió Doc Rivers hace unas semanas. “Si Paul decide retirarse vamos a asegurarnos que Boston lo fiche por un día y se retire como Celtic, así es como debería retirarse“, declaró Rivers en ‘The Vertical’.