Este verano pudo forjarse otro ‘superequipo’ como el de los Golden State Warriors tras adquirir a Kevin Durant, y es que Dwyane Wade barajó la posibilidad de unirse a LeBron James en Cleveland. La idea de reunirse con su ex compañero en los Heat y pelear juntos por un anillo rondó la cabeza del jugador, que sin embargo acabó fichando por los Chicago Bulls.

Para mí es tan sencillo como que tenía un contrato en Miami por 41 millones de dólares y en Chicago me ofrecían 47 millones“, explicó Wade a Leo Sepkowitz, de Slam Online. “No dependía solo del dinero. Pensé en Cleveland, pero no encajaba allí. No haces algo porque ‘oh, podría ganar otro anillo allí’. Tengo tres anillos, no necesito perseguir otro. Esto es lo que quería hacer, no podía evitarlo. Si lo haces siempre vas a pensar ‘debería…’ o ‘podría…’ y no me gusta vivir así“, señaló el jugador de los Bulls.