Hay veces que a los jugadores NBA les cuesta contenerse en la pista, este fue el caso de Dwyane Wade en la primera victoria de la temporada de los Chicago Bulls. Tras anotar un triple a falta de 26.3 segundos y colocar el marcador 104-99, el escolta hizo un gesto para celebrarlo: se pasó la mano por la garganta simulando cortarse el cuello. La NBA ha decidido multarle con 25.000 dólares pese a que el jugador se ha disculpado públicamente por sus actos. Una vez pasada la euforia después de lograr el primer triunfo de la campaña frente a los Boston Celtics (105-99), Wade escribió lo siguiente en Twitter: «Quiero disculparme con mis fans más jóvenes por el gesto que hice al final del partido. Me dejé llevar por las emociones en el primer partido en casa«.