Aunque el ya jugador de los Chicago Bulls mantiene una relación cordial con la afición y con el equipo, su trato con Pat Riley no ha sido la mejor este último verano. De hecho, el presidente de los Miami Heat pasó de estar molesto con la salida de Wade a asumir la responsabilidad por ello, por no haber hecho suficiente para que se quedase.

Es más, Riley prometió enviar un e-mail de despedida a Wade en el que expresara lo importante que había sido para la franquicia y agradecerle sus esfuerzos durante sus 13 años con los Heat. Dos meses después, ese e-mail sigue perdido o directamente ni siquiera ha sido enviado, así lo confirmó Wade en un acto benéfico. “Suele ocurrir con los teléfonos, a veces el corrector ortográfico nos juega malas pasadas. No lo he recibido (el e-mail), pero estoy seguro de que llegará“, bromeó el jugador.

Pese a todo este embrollo, Udonis Haslem está empeñado en jugar de nuevo con Wade, aunque eso no implica que vaya a abandonar a los Heat. “No he dicho que vaya a dejar el equipo. Más bien he pensado en que Wade vuelva aquí“, declaró Haslem al ‘Miami Herald’. Esta promesa del pívot de los Heat va más allá: “Está intentando vender su casa, puede que la compre y simplemente se la cuide hasta que vuelva“. Wade firmó con los Bulls por dos temporadas, con el segundo año opcional para el jugador, y 47 millones de dólares. Por lo que el próximo verano podría jugar con esto y ser agente libre sin restricciones para fichar por quien quisiera…incluyendo los Heat.