Los Wizards de Washington eran un equipo en crecimiento que logró alcanzar Playoffs hace poco tiempo, aunque la progresión no fue positiva, porque en esta última temporada no lograron meterse entre los ocho mejores de la Conferencia Este. Una de las grandes esperanzas del equipo por crecer y competir pasaba por el regreso de Kevin Durant a su ciudad natal, pero nunca sucedió. La decisión tomada por LeBron James hace ahora dos veranos permitió que muchos ciudadanos de la capital soñaran con un posible deseo de Durant por estar con los suyos y hacerles campeones. Se quedó sencillamente en eso, un sueño, pero con consecuencias.

El ahora alero de los Warriors llegó a entablar conversaciones con la franquicia capitalina y llegó a plantearse el hecho de imitar la trayectoria de su amigo LeBron, peor ha quedado claro que el ‘cariño’ por la ciudad natal no siempre es el mismo. La oferta de Golden State fue más atractiva, sobre todo en cuanto a las garantías reales de pelear por un anillo a corto plazo, un super equipo capaz de todo, sólo había un jugador que pudiera mejorar esa plantilla, lo encontraron.

Los aficionados de los Wizards no han logrado pasar página respecto a esto y no perdonan a su paisano que no quisiera comprometerse con ellos. Quedó muy claro este lunes durante los prolegómenos del partido debut que los Redskins de Washington jugaron en casa ante Pittsburgh Steelers. Durant acudía feliz a la invitación para ver cómo arrancaban los suyos el curso en la NFL y recibiría un homenaje junto a otros olímpicos locales. Todos ellos se situaban sobre el césped del FedEx Field cuando curiosamente, mientras sus compañeros con medalla al cuello recibieron ovaciones, él pudo sentir también abucheos desde la grada.

No fueron muy sonoros, pero lo suficiente para dejarse notar y cambiar la cara a Kevin Durant. Si no se había decidido a ponerse la camiseta de los Wizards, quizás ahora mucho menos. Lo que prometía ser una gran noche acabó arruinada para él. No se divirtió en la previa por el rechazo de parte de la grada, pero tampoco el desarrollo del encuentro le permitió estar a gusto, y es que los Steelers pasaron por encima de los Redsknis (38-16), que no tuvieron opciones de llevarse el duelo. Incluso en Twitter se mofaban de la cara que se le quedaba a Durant desde su privilegiada posición entre el público, el lugar donde se sentó quedaba a pocos metros de la zona donde Antonio Brown realizaba dos touchdowns. Estaba claro que no era su noche.

Kevin Durant tiene la posibilidad de convertirse de nuevo en agente libre el próximo verano, probablemente acceda de nuevo al mercado para conseguir un contrato más suculento. Después de lo sucedido, ¿afectarán estos incidentes a la decisión de vestirse con la camiseta de los Wizards?