Ni más ni menos que 3.325 canastas convertidas, era el número que perseguía Zach Randolph en su duelo ante New Orleans Pelicans para superar a Pau Gasol como jugador más importante de la historia de la franquicia en esta estadística. Una buena noticia para el pívot de los Grizzlies en una temporada que no está siendo sencilla, y es que después de siete años como titular indiscutible, la llegada del nuevo entrenador le ha llevado a aportar sus puntos y rebotes saliendo desde el banquillo.